Lipoescultura

Lipoescultura

La abdominoplástia es un procedimiento quirúrgico mayor cuya finalidad es extirpar el exceso de piel y grasa de la parte media y baja del abdomen y reforzar la musculatura de la pared abdominal. A cambio deja una cicatriz permanente más o menos larga dependiendo del caso, pero el resultado en reducir drásticamente “ la tripa “, es sorprendente.

Suele durar entre 3 y 4 horas dependiendo de la corrección necesaria.

Se realiza a través de una incisión larga, justo encima del pubis y una segunda alrededor del ombligo. En la mini-abdominoplastia, se emplea una incisión mucho más pequeña y no es necesaria la del ombligo. A continuación se separa la piel de la pared abdominal hacia arriba, hasta la altura de las costillas, exponiendo los músculos abdominales; estos son tensados y unidos a la línea media, proporcionando así una pared firme y una cintura más estrecha.. La piel separada es estirada hacia abajo, en dirección al pubis, y la sobrante extirpada; el ombligo se coloca en su nueva posición. Finalmente se sutura y se coloca un vendaje y un tubo de drenaje temporal. En la mini-abdominoplastia, la piel se despega solo hasta la altura del ombligo, se extirpa la piel sobrante y se sutura.

Tras la cirugía se podrá marchar a casa en 2 ó 3 días. Deberá empezar a caminar lo antes posible. Los puntos externos se retiran a los 7 días y la intradérmica a los 15 días. El vendaje se sustituirá por una faja abdominal. La incorporación a la vida laboral, depende del trabajo a realizar y oscila entre 2 y 4 semanas.

La piel es separada de pared abdominal, hasta las costillas

La musculatura y tejidos de la pared abdominal son aproximados para conseguir una cintura más estrecha y larga

Cicatrices resultantes

La liposucción o lipoescultura es una técnica quirúrgica, empleada para eliminar depósitos de grasa de determinadas zonas corporales, incluyendo mejillas y cuello, abdomen, brazos, mamas, nalgas, caderas, muslos tobillos y rodillas.

No es un sustituto de la pérdida de peso, como no es un sistema válido para tratar una celulitis ( para lo que existen otros sistemas, descritos en el apartado de tratamientos corporales).

La liposucción se realiza en quirófano, dentro de una clínica u hospital, nunca en consulta o habitaciones, puesto que no disponen de las condiciones de asepsia y equipación mínimas. Normalmente se realiza de forma ambulatoria sin ingreso hospitalario.

Inicialmente se realiza una pequeña incisión para permitir la entrada de la cánula de aspiración, la cual está conectada por su otro extremo a un liposuctor, el cirujano mueve la cánula entre los depósitos grasos situados bajo la piel, rompiendo la grasa y succionándola. El número de incisiones depende del número de zonas a tratar.

Durante la liposucción se pierden líquidos, siendo crucial reponerlos para evitar el “ shock “, por lo que se administrarán fluidos por vía intravenosa durante la intervención.

Si el procedimiento no va a ser muy extenso se podrá realizar con anestesia local y sedación y de forma ambulatoria. Se colocará una faja sobre la zona tratada para ayudar a que la piel se adapte a su nuevo contorno, que se llevará durante 2-4 semanas día y noche y después solo de día unas semanas más.

Los pacientes sanos sin sobrepeso, con exceso local de grasa y piel elástica son los candidatos ideales para este tipo de cirugía. Debería caminar lo antes posible, pero no realizar actividades intensas en las 2-4 semanas siguientes a la intervención

La liposucción es una técnica segura, siempre que se seleccione bien al paciente, el quirófano esté bien equipado y sea realizada por un cirujano plástico cualificado.

Los resultados, siempre y cuando sus expectativas de futuro sean realistas, le hará sentirse feliz con su nueva imagen.